viernes, 25 de julio de 2014

Enfisema pulmonar.

Por lo menos el enfisema pulmonar me lo he provocado yo. Cada cigarro que fumo y se deshace en mis labios es mejor que estar contigo.
No te creas indispensable, es decepcionante que a tu edad aún tengamos que estarnos escribiendo sólo porque tú no superas que alguien ya te supero.
Salud, brindo contigo porque al fin nos hemos desecho uno del otro, al fin sabemos que no somos lo que estábamos buscando, mi consuelo como el tuyo fue, exprimirte a diario, ser mujer, disfrutar lo que quiero, joder con frenesí y aun así dejarte tirado, disfrutar de tu sexo como tu disfrutaste del mío, era un trato justo decías, ¿no?
Nadie me tuvo que convencer de salir de tu maldito espejo y de tus vicios, tu whisky barato y de tu eterno sufrimiento de macho herido, tu ego se dañó, no soportas la idea de que me fui, dejándote vacío, porque sí, te vacíe el pito como cualquier puta haría.
¿Crees que decirme puta me ofende? Soy una buscona, una zorra, tengo un sexo hambriento por eso no me dejo convencer por cualquiera, soy feliz ofreciéndome por ahí y de vez en cuando estar en abstinencia por 3 meses y sentirme igual de plena.
¿Qué te molesta, amor mío? ¿No saber diferenciar? No, tu según eres el cabrón y te dejaste enredar, quizás si me jodiste y me puse un poco floja de allá pero tú te quedaste vacío del pecho, vacío de ideas, vacío de identidad.
Yo me disfruto día a día, (por cierto, no tengo a nadie, estoy sola porque no dependo de ti ni tu sexo) pero quizás aceptaría esos placeres carnales de cualquiera, nunca tuve porque rendirte cuentas.
Salud querido, cuando alguien me esté destrozando más que tú, sacaré una foto y te enviaré una linda postal, no eres indispensable, mi enfisema pulmonar si, necesito el cigarro para ensuciar las vergas y dejarlas apestosas de cigarro porque dices tú.
Yo ya me encontré hace mucho, ya no tengo hijos tuyos desde hace tiempo, los expulsé con mi vómito desde que te dejé, no deberías culparme a mí o al destino, culpa tu torpeza, tu cobardía ante lo que pudo ser lo mejor de tu vida.
No jodas gatito, todos tenemos marcado un día y una fecha exacta, decídete a matarme pero hasta de mí viven tus poemas, hasta de mí vives con tus cortos escritos, mediocres. Mis pinturas viven de mi imaginación, en cambio tú y tus lápices viven de una puta que sabe mover el culo y dejar felices a los hombres, maldíceme las veces que quieras, yo no lloro porque no me supieron apreciar, abrí maletas, extendí alas y me fui a seguir viviendo la vida de las zorras, de las lobas esteparias, de las brujas, de las mujeres que saben su valor.
Tu problema es regocijarte con tu pasado, tu problema es no ver para adelante y seguir caminando seguro y firme, fuerte como un cabrón.
Yo cuando digo adiós cierro la puerta y me largo para siempre, tú sigues mirando un espejo que te dice que la noche lluviosa llego para quedarse.
Sé feliz con tu whisky y con tus pesares de ayer, yo me voy porque las brujas tenemos la conspiración del mañana en puerta.

Salud querido mío. 

Segunda parte de "Salud".


Salud.

Salud por tu ausencia donde quiera que estés, le dije al espejo.
Ese que me pide desde hace años encontrarme (y encontrarte).
Salud por tu ausencia donde quiera que estés, mi único consuelo, abrirte mucho las piernas y joderte, así como me jodes ahora.
Después del primer trago te di como un loco porque tú te ofreciste, vacié el alcohol en mis entrañas de un sorbo y luego te llene mucho, te bombeé, te martillé, te taladré, te golpeé como una puta, me succionaste, te fundí por dentro y acabé feliz en tu cara que ahora veo en este mismo espejo.
Salud por tu coño y por tus piernas que me dieron gratos momentos que no tenía que vaciar en una botella de whisky ni en un cenicero lleno de derrotas.
Ahora le hablo a la nada, a tu maldita cara grabada en mis mismos ojos, salud donde quiera que estés hija del viento, musa adorada. Ojalá estés jodiendo con otro, pero seguramente no te destrozará como yo lo hice.
Estrello la botella en el espejo, que se rompa, que se joda, que se vaya a la mierda, sé que nunca me encontraré. Menos escribiendo cosas que nunca leerás.
Que el día que mis escritos sean famosos ni siquiera sabrás que son para ti y me haré famoso por la puta que rompió mis ilusiones, robó poemas, trae un hijo mío rodando entre sus piernas.
Quizás un día dejes de ser una puta errante que vaga por las camas de los demás, salud por tu coño, insisto. Pero yo, jamás dejaré de ser un escritor mediocre y borracho ni jamás me dejaré pisotear de nuevo por una puta que dice me ama y luego se va, dejándome el pito y el pecho vacío al mismo tiempo.
Salud por tu ausencia donde quiera que estés querida mía, el último trago lo tengo escurriendo muy áspero en lo garganta, aún siento tu olor en mi lengua, ¿cuántas chupetadas tuvieron que darte para que te olvidarás de mí? ¿Quién te taladra ahora? ¿A quién succionas con tus labios apestosos a cigarro? ¿A quién le hurtas lo mejor de sí?
Salud por tu ausencia, perra mía. Lo bueno dura poco y de lo bueno se extrae más, salud de nuevo, te digo, espejo. Hay cosas tan mediocres que para eso se van.
Salud por tu ausencia donde quiera que estés, que yo sigo aquí, solo. Esperando el día en que te mueras dentro de mí, el día en que te decidas a morir y a no seguir esperanzándome con escritos fracasados…



miércoles, 16 de julio de 2014

Úrgeme tu presencia.

Me imagino tu piel, que ahora está a kilómetros de mí. Me la imagino en el sol, en el frío de la noche, cuando toca el agua y se abren tus poros dejando escapar tu delicioso olor.

Me imagino cómo olerá al tocar la arena o como permites que el viento pueda acariciarte, que yo siento como una ofensa porque no debería de hacerlo, es egoísta puesto que sólo deseo que mis manos te toquen o mis labios en las noches descubran cada granito y poro de tu piel, es algo celoso, pues todo me pone celosa, hasta las cobijas que te abrigan y la almohada que descansa tus sueños.

Averiguar las pequeñas montañas que alojas en tu ser, los lunares que están especialmente puestos ahí, en el universo de tu cuerpo. Beber insaciablemente del mar que habita en tus piernas, entre ellas. Besar cada dedo tuyo que luego resbalará por mi cabello. Echarte una ojeada cuando estés durmiendo y sobar tu pecho.

Me da envidia quien puede por lo menos hablarte, quien puede verte. Hoy que es de noche y que el frío seguramente recorre nuestros cuerpos, tengo ganas de ti.

De ahogarme entre el desmesurado río de deseo que me provocas y que diario me llama para ir a buscar tu aliento, tu sexo.

Tengo ganas que sólo se saciarán contigo, unas ganas enormes de que calmes este celo infernal que habita entre mis piernas, que chorrea constantemente por ti, a la espera de tus besos y de tus dedos.

De tu piel rozando en fricción con la mía, de tus labios mordiendo los míos con tanta fuerza que me importara poco como terminen.

Mejor aún, tengo ganas de que tus huevos hagan con mis nalgas unos aplausos que simulen multitudes, sabiendo que es el mejor acto en una obra donde dos personas fusionan hacer el amor y tener sexo.

Tengo ganas de mis uñas en tu piel, mientras buscamos el final perfecto para dos seres follando en conjunción con amor. Tengo ganas de una explosión tuya nacida de la estimulación de mi vagina, aprisionarte con ella hasta que me des lo que quiero; tu derramándote en ella, buscando llegar hasta lo más recóndito.

Úrgeme tu presencia en esta noche, cuando quiero tu sexo dentro del mío, para poder olvidarnos del frío.




lunes, 7 de julio de 2014

Escrito de banqueta.

¿Qué más poesía que la vida diaria? La mierda de perro, el canto de las aves que encierras, el cemento que nos consume -y consumen-, las palomas cagando hombros o cabezas, los perros ladrando a su libertad, el hombre atrapado en una rutina donde su único escape de fin de semana es ir a la plaza de la localidad, los vagabundos, los perros callejeros buscando un poco de pan, los indigentes abajo de los puentes, las prostitutas en las esquinas, los bares de mala muerte en el último rincón de la ciudad, los borrachos, los nadie o un pendejo razonando sobre ello.

La poesía debe ser cruda, directa, letal.

Que te duela eso que llaman corazón, que tu cerebro explote, una chispa en medio del inmundo desierto llamado soledad, choques eléctricos recorriendo tu espina dorsal y al final saber que todos en algún tiempo también nos sentimos mediocres.
Hay dos caminos para ello: aceptarlo y cada día intentar ser un poco más libre por medio de la palabra o irte camino al suicidio cotidiano.




martes, 1 de julio de 2014

Nubes bajo el cielo.

Me decían: no tienes nada que ofrecer al mundo, siempre serás un espectro gris deambulando por la tierra de los no conocedores, por el fango de las lombrices que lo único que hacen sólo es multiplicarse.

No tienes ambiciones, no quieres nada en tu vida, vives al día esperando que el día de la llegada de la muerte sea menos fatigoso que la vida.
Recorres los suelos sin gusto, las calles que pisas se van raspando con tus recuerdos, con tus malas historias, con tus escritos burdos que crees son mejor y los consideras transgresores.
Siempre arañas el incendio que recorre tu cuerpo, abrazas el caos porque es lo único constante en tu vida. Eres poco probable pues esta vida es tan fuerte para ti que te hace voluble, no conoces un verdadero indicio de revolución porque consideras que es utópico ante la oleada de gente que te hace mierda y tú te dejas pisotear.
Recorres los bares y las cantinas porque tu aspiración es sólo ser un borracho que hace anti-tesis de escritos por borrachos igual de fracasados que tú.
Te refugias en el olvido porque nunca conseguirás una pizca de amor de la persona que vio tu inmenso vacío y huyó.
Eres pesimista a niveles extremos, eres optimista cuando no debes serlo. El realismo para ti se convirtió en agua, como los perros luego de correr muchísimo correteando una paloma que nunca alcanzarán.

Es querer atrapar el aire en un pozo apestoso, es querer vivir bajo un mar que te ahogará hasta verte llorar, es querer dar puñetazos al sol que brilla todos los días y se burla de que él puede y tú no.
Es ver nubes bajo el cielo oscuro que anuncia la tormenta de tu vida.
Es conseguirte un paraguas sin lona, una bici sin llantas, un sentido sin vida o una vida sin sentido.
Es creer que tu peor derrota es tu mejor libro en estantes de bibliotecas y librerías.
Es pensar que sólo un día basta para convertirte en mejor persona.
Es saber que esas nubes bajo el cielo te lloverán para siempre.
Fracasas ante el suicidio, ante la derrota.
Fracasas ante lo único que te pertenece, date cuenta, cede un poco, sé realista como dices llamarte, las rosas no son para la suciedad.



viernes, 20 de junio de 2014

E C L I P S E.

¿Qué pacto has hecho con la muerte?
con el hacedor de almas
con el redentor de los infelices.

¿Qué pacto llevas con ella?
seguramente se han puesto de acuerdo,
para que lograrás convencerme de tal forma.

Para que me hagas dudar hasta de lo que creo,
para elegir quedarme día y noche al lado de tu sombra,
al acecho de tus besos,
al tierno roce de tus manecitas impacientes
en el atardecer que se estremece.

Eres mago, que sé yo,
brujo, nahual,
pactando con la gran señora
para hacerme morir en un minuto,
tan sólo con tu respiración de animal.

Para hacerme caer y dudar del propio universo,
de la dualidad que habita en mi
o de los mismos cielos que existen
arriba del mundo y del todo.

¿Qué pacto haz hecho con la muerte?
que me devora y carcome,
desde mi pelo hasta la raíz para entregarme
junto a ti.

¿Qué es lo que ves?
Más allá de tus ojos y de la tierra,
utilizando tu corazón y tu esencia.

¿Qué es la muerte?
Te pregunto yo, al compás que meneas
tu vida dentro de la mía.

¿Qué es la muerte?
Que se ve vislumbra en tu sonrisa
diseñada con blancas perlas,
en tus ojos profundos de obsidiana.

¿Qué es la muerte, tochtli?
¿Esa misma que habita en tu mirada?
¿Qué pacto es?
Anunciar tu llegada al finalizar el canto de los árboles,
al terminar la luna y el sol de hacer el amor.




viernes, 13 de junio de 2014

Poesía libre.

Decidir follarte como una poesía.
Es raro, ¿no?
Ayer lo estuve tejiendo en la noche, con mis manos en medio de mis piernas.
Intentando la poesía que siempre escribo: libre y valiente, tenaz, sin cobardía.
¿Qué será de tu pene que reposa dentro de tu pantalón?
Lo llamaría, poesía en redacción.
Aguardando el momento en que llegue, la mano, mi mano a tomarte, como un bolígrafo que escribirá dentro mío.
Firme, sin miedo.
Tratando de sacar versos con harta precisión.
Taladrando arduamente, intentando llegar al fondo de este: mi cuerpo.
Que es tu cuaderno, tu libro en blanco.
Tu sexo, ese mi perdición, con la tinta adecuada con que se manejan las poesías,
esa misma que crea vida.
Una follada escrita, otra follada oral.
La poesía no es nada si no se recita.
Hagamos la prueba.
¿Qué opinas de una lengua y saliva?
Escupiendo con gusto esas palabras, al borde del derrame que parece tener millones de oportunidades encerradas.
Millones de sonrisas blanquecinas.
Que da sentimiento y alegría, ese; el punto cúspide de la creación.
De la magia de tu escritura, de tus manos artistas y de mis dedos genios y astutos.
Poesía libre en la cima de su final que no lleva ese punto, sino una coma, un guion.




miércoles, 4 de junio de 2014

Resaca.

Podría estar todo el día dormido,
rascándome los huevos,
oliéndome la mano después de hacerlo.

Pajearme,
volver a hacerlo todo el día,
con la más grande pereza del mundo,
ese mal vicio que me fue otorgado por ese que llaman creador.

Y bueno, en los malos vicios tengo que echarle la culpa.
Si fuese tan bueno me hubiese dado… No sé,
el don de la pintura o el don de hacer música
pero el muy idiota me dio el don de la escritura
y peor, escritura maldita.

¿Es que no se dan cuenta?
Tengo que escribir por personas que no saben escribir,
es decir,
tengo que cargar en mis hombros todos sus problemas,
decir:
“oh sí, tengo un maravilloso don, escribo las puterías que tú no puedes escribir”
y luego tragarme el puto coraje y usar las letras
para que los faltos de carácter se sientan identificados
y casi me quieran lamer hasta el culo.

Yo tengo que ser paciente,
escribir mis propios problemas,
escribir tus problemas,
y aunque te sepas imbécil ahora, me dirás:
“escribes muy bien, ¿puedo besarte la polla?”
“¿puedo colocarte un gran listón rojo y luego lamértela?

No chicos,
no se creen falsos ídolos,
resultan los más desagradables del mundo,
no idolatren a un escritor, menos uno como yo,
mañana se me jode la mano y no vuelvo a escribir,
entonces seré más halagado y me dirán:
“podemos tomarnos una foto contigo, me encantas”
y yo les obligaré a ponerme duro el pito a lengüetazos.

¿Qué pasa con ustedes?
¿Es qué no saben que a un escritor no se le piden trivialidades?
Cómprenle simplemente una cerveza y un tabaco.



viernes, 30 de mayo de 2014

Al borde.

Me he perdido muchas veces
y no me he encontrado ninguna.

He probado todos esos anti-placeres
y me he sentido vacía.

He estado sola al borde del suicidio
y nunca me he sentido favorecida
ni con ese Dios que dicen existe,
ni con ese anti-él que también dicen,
mucho menos con la muerte.

Morir no es dejar de respirar,
morir es dejar de existir aunque respires.




miércoles, 14 de mayo de 2014

Pero es tuyo...

No tengo mucho en mi vida
pero lo que tengo es tuyo.
Puedes tomarlo.

No poseo gran carácter
y a veces suelo emborracharme con facilidad,
bebo mucho los fines de semana
fumo con la esperanza de un cáncer que nunca ha aparecido.

Por las noches ronco,
por las mañanas amanezco con la boca seca
y el cabello despeinado,
despierto de madrugada a escribir un poco
y no tengo espejos porque no me gustaba reflejar mas mi mediocridad.

Mi máximo error es no tener camino,
tocar puertas que luego azotan en mi cara,
en toda esta, mi mediocre existencia
no sé que es lo que quiero.

Perderme muchas veces
y no haberme encontrado nunca.

Vivir de aquí para allá
y nunca había logrado llevar mis raíces conmigo.

Suelo soñar despierta
y no regresar de mis sueños por horas.

Colocarme en cualquier árbol
que nunca me enseñó nada.

Posarme en ramas
que ya estaban ocupadas.

Dar besos a desconocidos,
caricias a escondidas
y nunca sentirme bien conmigo.

Vivir rápidamente por 8 horas
mientras las demás 16 pasármela vomitando
y arrepintiéndome.

Creer que mi refugio estaba con cualquiera
y al final, llegar contigo.

Sentirme como en casa, dirías tú.

Abandonar mi cirrosis
y mi cáncer a mitad del progreso que venía en el manual
del buen mediocre.

Dejar los árboles y las depresiones,
tener 24 horas tranquila y contigo querer aumentar una mas.

Encontrarme fácilmente al decirte que te quiero,
comenzar mis anteriores sueños.

Quizás aún no sé que dirección tomar
pero sé que si voy contigo tomaremos el mejor.

Nunca visite la playa para escribir un nombre en la arena
ni nunca ocupé tantas hojas para escribir a alguien,
no sé que es lo que quiero, a excepción de ti,
pregúntales a mis libretas o a mis libros.

Pregúntale a mis pies o a mis manos
que día a día se acercan a ti.

Sigo emborrachándome fácil pero sólo de ti,
ya no bebo ni fumo,
renuncié a mis bolsas de enfermedad
y a mis ojeras causadas por viejas cosas pasadas.

Nunca he tomado de la mano a alguien,
ni nunca pensé que serías quien descubriera mi raíz a través de la nobleza.

Ya tengo un espejo, ese espejo eres tú.
No reflejo mi mediocridad, reflejo lo que quiero llegar a ser,
pero sólo contigo.

Quizás no tengo mucho en la vida,
pero igual es tuyo y puedes tomarlo en la medida que quieras.

Quizás no tengo mucho para ofrecer,
pero te tengo a ti,
y a ti, te doy toda mi vida.



miércoles, 7 de mayo de 2014

Buscándote. (Seguir siendo yo)

De repente me dan ganas de salir corriendo a buscarte,
entre las calles que nunca hemos pisado
o los besos que nunca hemos dado.

Siento el horrible impulso de buscarte
entre el gentío
y el silencio de la desesperación que tengo
por encontrarte.

Tengo atoradas las palabras que nunca dije
y todos los enojos que siempre hice.

Tengo dos maneras de encontrarte,
entre mis libros o entre mis poesías,
siempre sales a relucir entre ellas.

También entre mis cejas arqueadas de la preocupación,
entre mis dientes que chirrían por la impotencia de no decir nada,
entre mis dedos que escriben cosas para ponerte feliz,
entre mi miedo a perderte que se esconde dentro del orgullo más idiota,
entre mi lengua que saliva por las ganas que tiene de lamerte
o entre mis ojos que sienten jamás te reflejarán.

De repente me dan ganas de ser menos cobarde
y menos orgullosa,
mis pies se llenan de impulso y quiero ir rápido a tenerte entre mis brazos;
entre mi sexo que se apretuja por las ganas contenidas de ti.

Me dan ganas de ir por ti,
a donde te encuentres,
llorar por un momento,
que mis lagrimas se sequen con tus besos,
dejar mi desidia a decirte que te amo
o a proseguir con este tonto escrito que nunca leerás
de tanto orgullo que se pone de atrabancado,
que sabe que es la hora de dedicarte mi insomnio,
de dedicarte las pocas horas que tengo para dormir.

Ya sabes, de repente tengo ganas de buscarte
o de perderme más para no encontrarte,
de abandonarte a la lejanía,
esperando tontamente tu llegada.



martes, 6 de mayo de 2014

Día y vida: humo.



Hoy es un día un poco loco.

Bebí y fume por montones y desperté tocándome la entrepierna.

He tenido un sueño maravilloso, mis dedos lo saben.

Un poquito de humo de color y estoy soñando contigo enredándote con mi sexo y el dulce sabor del almíbar añejado.

Paseando la mirada en la habitación luego de fornicar aunque sea sólo en sueños contigo, es raro lo que produce un sueño. ¿No lo has pensado?

Un sueño de follada o una follada de sueño.

Seguí fumando y bebiendo por montones, mientras tocaba ambas entradas que tienes disponibles. Debo agregar el detalle de que mi culo estaba muy caliente.

¿Tú has tenido la sensación de querer taladrar lo que sea cuándo estás muy caliente?

Así me sentí yo, quería sentir en medio de mis piernas, de mi culo o de mi boca ese mismo taladro con vibración a piel caliente, luego de soñar con la cosa más ansiada del mundo.

Un mundo entero corre entre tus piernas, es como la chispa del sabotaje que es la vida que puede resumirse a nada en mis muslos o a todo en mi vientre.

Es como ser cómplice de querer joderte cada noche como en ese húmedo sueño chorreante que abunda y se llena de ganas por ti.

Es como también poder ser amante de tus huevos o de tu pito cada noche mientras pienso y me río de todos aquellos sueños que quiero volver realidad.

Como pensar en escribir cada cosa imaginada e inventada en medio del bullicio de la gente y de todas esas moralidades que me chupan la vagina una y otra vez.

Es como este día loco y más loco, en el que mis dedos recorren sin cesar cada rincón.

Es como beber y fumar y fumar hasta pensar en fornicar sólo contigo y satisfacer el deseo salvaje y la ambición de dar vida al mismo tiempo.




lunes, 5 de mayo de 2014

La vida es...

La vida para mi es simple.
Mas simple que todos los muertos en el cementerio
o la comida que me ofrecen todos los días.

Mas cotidiano que un nuevo bebé llegando a este puto mundo
o una mujer teniendo sexo casual con su mejor amigo
escondidos en el baño entre gemidos tenues y moralidades fuera.

Mas estúpido que el nuevo presidente
o las quejas que diario se abalanzan en el metro de la ciudad,
la gente caprichosa que tiene dinero
y la que no lo tiene y aún así lo es.

Mas asqueroso que un perro comiendo a otro,
casi casi como nosotros los humanos,
o un borracho como yo vomitando al lado mío
mientras yo canto desamores a lo pendejo
y lloriqueo con tequila barato.

Mas normal que corras y tropieces,
que brinques y sientas un poco de vértigo,
que las montañas a lo lejos
donde nunca he ido
y toda la vida pretendí ir.

La vida para mi siempre fue hija de puta,
hasta que llegue aquí donde estoy parado y decidí ignorarla
y dejar de querer complacerla del todo
cuando ella no lo hacía por mi.

La vida para mi fueron patadas en los huevos continuamente,
pellizcos en el agujero
y mi reflexión de diario:
"¿Qué será mañana de mi?"
y volvía a la dura rutina de amanecer pensando en el gasto
o en amar a alguien para siempre.

Luego la comprendí;
 un poco mas borracho
o un poco mas drogado
luego de que me cacheteo mas duro que lo acostumbrado,
decidí dejarla ir.

Igual haciendo lo que quería
mas pendejo que la publicidad del candidato a presidente que sabemos nunca ganará,
o el 80% aire de las bolsas de papas,
posiblemente el aviso de que puede dar cáncer en las cajetillas de cigarro,
si igual me los fumo,
también los grados de alcohol en una botella de licor,
de cualquier manera me emborracho.

La vida es: saber que mañana te dará la peor resaca de la vida y seguir haciéndolo por mero gusto.

La vida es salir del hoyo y saltar al precipicio.





jueves, 17 de abril de 2014

María Insurrecta.

El mismo Dios debería ponerse en tus manos.

Suaves, cálidas, santas, que multiplican lo que tocan,
lo vuelven flor.

De tus labios brotan los pétalos de rosas de color,
jamás en mi vida vi tal belleza.

Dios se arrepiente de ti,
porque alguna vez te llevará entre los brazos
a la cuna donde nacen los malditos
para aventarte entre lujuria y basura.

Nadarás por los ríos innombrables,
que todos queremos conocer.

Acabarás en los pastos mas verdes
y un cielo azul que el mismo Dios,
quiso borrar.

Con tu boca sedienta
incitarás a todos con tu saliva
que resbalará por todos los miembros
que quieras tener.

Te abrirás paso con ese bendito don que tienes,
una entrepierna maravillosa,
el sexo más perfecto
que Dios mismo debería probar.

- Anda Dios, tú sabes que quieres. En tu boca no hay tal ética, quieres morir en medio de María Insurrecta...




miércoles, 26 de marzo de 2014

El secreto del mundo.

Me gustaría dejar de ser estúpida, olvidarme de mis problemas y ser diferente. 
He enterrado los problemas de mi mente en mi habitación. 
Dos cigarros en la noche y vuelvo a ser yo, ya no me doy lastima. 
La basura que habita en mi cuarto es la mínima parte de la de mi cabeza. 

Es la hora 108, vuelvo a re-programar el despertador. Esperando despertarme en 109 minutos que me conduzcan al final del precipicio. 
Respiro entre el cochino humo y el sucio licor, mi mente está oxidada por el olor a flor muerta. 

No salgo, me sepulto en un mundo que es igual de falso del que me quejo, siempre me he limitado. 

El despertador sonará y 109 minutos no servirán para nada. 

¿Cómo me he podido sentir cómoda así? Le preguntaré a los gusanos y a la tierra, tienen el secreto del mundo.



miércoles, 19 de marzo de 2014

Un breve adiós.

Un adiós breve, sin preguntas ni respuestas, claras, terminantes, decididas a encontrarse algún día cuando no tengamos errores como éstos que se repiten a cada instante.

Sin mis enojos recurrentes, sin mi perdida de paciencia ante tu actitud, pasiva, calmada, lo contrario de la mía; poco probable, rota y sin final.

Me despediré poco a poco de tu vida, es claro que las rosas no florecen más ante un invierno que sabes siempre llegará. Esperemos algunos tantos Marzos y Abriles para que puedan renacer de esas espinas que hieren nuestra sensibilidad. Nuestros fracasos ante situaciones que creíamos banales, mis heridas y mi infierno que sólo tú conociste.

Los ángeles nos aseguraron que estaríamos bien. Cometí un error: no creí en ellos durante toda mi vida y vine a verlos en tus brazos y en nuestra notoria falta de madurez. 

Yo también creí en que de tus manos brotaba el agua, brotaban raíces. Que tu pecho sería eterno en mi boca y por fin habíamos logrado conocer cada rincón de nosotros, pero me equivoqué.

No estoy dispuesta a compartir mi infierno con el tuyo que poco se comprenden. Despediré a tus manos, a tus besos aunque me vaya la vida en ello. 

Soy miedosa. Perdóname. No puedo evitarlo, la inmundicia que habita en mi interior merece algo que se complemente. Para mi falta de inteligencia -llámame ingenua- creí en esa frase que utilizan todos: "polos opuestos se atraen", y lo comprobé, se atraen, mas eso no asegura que estarán juntos -no para siempre- como en los cuentitos ridículos de amor, pero por lo menos, no huir, no fracasar, no derrotarse ante un enemigo que sé eres tú mismo. 

Ante la devastación de mi persona. Arrodillarme -dejando a un lado los cuentos libertarios- ante quién me desmadra en un instante. A quién permití conocer ambos lados de mi ser, la dualidad de una persona que nunca ha podido ponerse de acuerdo entre sus locos sueños y su pesimista actitud. Entre soñar y soñar o hundirme en mi depresión. 

Pienso: que ingrata es la suerte del escritor, condenado a quedarse solo, a escribir de sus tristezas para poder ayudar a otros. Y no, no lo tomes como una obra de caridad o ser altruista, tómalo como el estúpido intento de que alguien más se joda como uno. Que nazcan mas escritores, malditos, jodidos, borrachos, cabizbajos y fracasados en una vida que es para los que nacen con chispa de estrella, no para los marginados que sólo triunfan escribiendo de sus desgracias. 

A veces, en mi cobardía, deseo todo fuese diferente. Prefiero sufrir de soledad toda la vida y no sufrir de soledad luego de que te lleves mi vida entera entre tus manos y tu cuello, entre mis desvaríos nocturnos, mis sueños prohibidos y todas las ilusiones que se enredaron con tus cabellos y mi irremediable tonto miedo a permanecer por siempre ahí.

Te despediré con la última sonrisa que alguna vez pudiste pedirte a mi, en tu tonto intento de alejarme de los pozos, de las cuerdas o de las navajas de afeitar. En tu intento de hacerme sentir diferente, en tu intento de que por fin pudiera soñar con el cielo azul y las calles limpias. 

Algún día podremos coincidir y sabrás que sigo siendo poco probable, poco permanente, poco buena gente. Indiferente. 

El tiempo nos come, no puedo ofrecerte mas que una carta que apesta a cigarro, a alcohol y a decepción. Vaga por el mundo, nos irá mejor.








sábado, 8 de marzo de 2014

Ironía

Yo estoy sola aquí.

Pudriéndome.

Navegando entre la tristeza y los pensamientos;
pudo ser, me grite a mi misma frente al espejo.

Me miraba: era patética y fea.

No precisamente por mi físico -aunque también lo consideraba así- pero por dentro era más que fea.

Estaba sola, viéndome atentamente;
tu recuerdo estaba detrás mío, no sabes cuanto te odio.

Seguía cayéndome a pedazos.

Apestaba, me descomponía.

Caminaba encima de cientos de recuerdos
hasta que el vómito invadió mi garganta y me lo trague,
como siempre he hecho.

Tragarme mi propio vacío.

Llamo con insistencia, quería morirme.

Su voz no era la misma de siempre, me pesaba. La odie también.

Seguía apestando, colgué. No era el mismo, seguía mirándome.

Daba asco. Presta atención dijo la voz de mi cabeza.

No eres tú.

Es que no eres capaz de ver bien, haz caído en lo mismo de nuevo.

No das asco, eres ingenua. Caíste en tu misma trampa.

Amar, eso también es mierda.

Ironía, es que aún no lo entiendas y sepas que te pudres por eso.



martes, 4 de marzo de 2014

Llueve.

Luego de andar caminando por caminos que no llevaban a ningún lado, decidí pararme, observar el paisaje en el último camino que por lo menos me hizo sentir mejor.

Todo era mierda, así que pensé en quedarme, de cualquier forma yo también lo era.


viernes, 28 de febrero de 2014

Espontaneo: Céntrico.

A veces pienso que soy egoísta.
Te quiero sólo para mi,
y no es que no quiera compartirte, amor mío,
confío plenamente en el amor libre y los tratados sobre este,
podría ser, no me niego a nada.
El problema de ello radica en el centro, y no, no es el centro del problema, si no el centro de mi cuerpo.
Tanto a lo horizontal como a lo vertical.
Espero que me entiendas.
El problema es que mi ombligo y la parte de abajo necesita sólo a tu sexo y a ningún otro más.
El problema es que la mitad, a lo vertical, necesita mi corazón de tu amor, justo en el medio también.
Aquí resulta que el problema es céntrico, gatito.
¿Lo ves?
Mi egoísmo es céntrico.
Confío en el amor libre pero me retuerce las entrañas porque sólo mi cuerpo te necesita a ti y a nadie más.
¿De que sirve confiar en algo que no podrás poner en practica?
Y por eso, sólo confío en esto, en mi problema céntrico.
Entonces propondría un trato, un trato amable y cortés sin pretensiones.
Castígame cuando vuelva mi egoísmo.
Jódeme como nadie lo ha hecho para comprobar esta tonta filosofía.
Mi problema seguirá siendo céntrico, más si lo inyectas al fondo de mí.
Mi egoísmo seguirá siendo céntrico, por favor, haz que desaparezca.
Con tus manos, con tus dedos, con lo que quieras.
Haré de cuenta que mi egoísmo sigue jodiendo y te follaré como nadie también.
Entonces... bueno, mi egoísmo, amor; seguirá ahí, pero calmado, rodeado de amor, y verás que no desaparecerá nunca, pero yo te podré seguir jodiendo y tu a mi, y entonces al otro día, todo será nuevo junto con mi vertical y mi horizontal.




miércoles, 26 de febrero de 2014

miércoles, 19 de febrero de 2014

Estoy vacío.

Tengo hambre y estoy vacío por dentro.

Tú me dejaste este vacío y no lo he podido llenar, por más que quiera, por más que tome mucho alcohol y vaya a muchos burdeles.

Por más que este con mujeres; guapas muy guapas, y que me digan:

- Oye, que bueno está tu pito. Deberías ponérmelo aquí.

Por más que me peleo y en cualquier pelea el agredido tiene tu cara y tu voz. Y por más que intente asfixiarte cada mañana cuando de pronto y sin querer digo:

- Cariño, ¿Cómo has amanecido hoy, gatita?

Cuando miro hacía la ventana y no estás tú, cocinando tu delicioso pastel de caricias y besos para mi que me darás a probar en las noches con tus manos suaves y cálidas que siempre sabían como animar a este ser infeliz que rescataste de una vida burda y estúpida.

Doy 108 pasos hasta donde se encuentra el bar de costumbre -porque he contado los pasos diariamente desde que partiste- y luego de algunos tragos, de pronto de mi boca sale preguntarle al tipo asqueroso que atiende el bar:

- ¿La has visto? ¿Ha regresado?

Y el imbécil me contesta:

- ¿De quién hablas? Borracho idiota.

Y entonces por más que lo golpeó con la botella, con los vasos y con los ceniceros, y la gente me tome de los brazos para que no lo siga golpeando y me echen a la calle como basura; no te vas y no desaparece este vacío inmenso.

Ni por más que escriba te vas, sigues alimentando mi vacío y mis tontos escritos. Aunque de pronto en esas mismas siga esperando que llegues con una taza de café y me digas:

- ¿Ya terminaste? Tienes que dormir, burrito.

Y entonces yo te golpee por arruinar mi escrito y terminemos aquí, por más que lo piense.





lunes, 10 de febrero de 2014

Carta de suicidio #2

Me siento mediocre.

A los tantos años que tengo no he logrado hacer nada de lo que supuestamente haría. Me siento un poco más que mediocre; me siento fracasada.

Todo lo que soñé se desmorona entre mis dedos, no he cumplido nada de lo que he dicho. Quien me conoce, sabe que mis promesas son sinceras pero simplemente todo se pone en contra.

Ya he fracasado una vez en el suicidio. ¿Quién fracasa ante el suicidio? Sólo los imbéciles, los inútiles, los buenos para nada y que; ni para eso son buenos.

He agotado las ideas, las fuerzas y he agotado mis ganas. Esas malditas ganas de hallarme y de darle un rumbo a mi existencia.

He agotado las ganas de presentarme ante gente y fingir ser lo que no soy y sé que nunca llegaré a ser. Aunque suene mal, no me entenderán aún se lo planteen por miles de horas.

Hoy es viernes, soy tan mediocre que he decidido hasta amargarles el fin de semana sin querer, pero los días pasan despacio y las horas arrastran mucho las puntillas de los pies y de esta carta.

Me siento cansada, sería necesario morirme para siempre. ¿O sólo morirme por unos días? No puedo, ojalá morirse por unos días sea el remedio para tan asquerosa existencia.

Hoy unas pastillas harán lo suyo en mi cuerpo, la vez pasada fue un pedazo de vidrio en mis muñecas que no surtió efecto, aún estuviera muy afilado, creo que no lo haría.

Diría la frase típica: "Que no se culpe a nadie". En mi caso, sólo diré que culpen al destino y a la buena suerte jamás hallada, buscada hasta en el más recóndito lugar, inclusive en las calles.

No tengo nada más que decir, me cansé de ser una piedra en el zapato y una basura en los ojos.

Me cansé.

P.D. Sé que todos dirán, ¿Porqué lo hizo? Deberían -si son conscientes- preguntar lo correcto: "¿Porqué lo hicimos?"









miércoles, 5 de febrero de 2014

El suicidio de la estrella vomitada por ingerir alcohol.

Andaba despacio por los andenes del metro
de un lado a otro miraba a la gente
bebía exageradamente
un trago de ginebra,
aventarse;
matar los pesares.

Pero no lo hice
porque soy un maldito cobarde,
monté el tren
regrese a casa igual que siempre
por las calles solitarias
y las nubes riéndose de mi fracaso.

Entre y me sumergí en el sillón viejo
todo el mundo comploteaba
para hacerme sentir miserable.

Porque todos vivían felices
y yo intentando matar mis miedos
y mis eternos fracasos en una botella
y en unos cigarros a medio consumir
que incendiaban mi hoy y mi mañana.

Las risas de la gente estallaron en mi cara
no hay público que presencie la escena
del suicidio de la estrella más mediocre
que se quemaba las líneas de la mano
porque estúpidamente creía
que así su destino cambiaría.

No había marcha atrás
vomitaba para remediar ese vacío
que me produjo el alcohol y las ansias
por primera vez me sentía vivo
aunque sabía era basura
y nadie me pagaría el entierro;
de un despojo de ser humano.

Salí de nuevo
amarré la cuerda
volteé a ver si alguien me vería;
por supuesto no había nadie.

Sentí los lunares de mi cuello temblar.

Oscuridad.
A lo que más le temía.



viernes, 31 de enero de 2014

Noche revuelta.

La noche me acompaña
envuelta en un frío atroz.

Deje de creer en los ángeles
y en el cielo
para poder pasar a la realidad.

Ya no hay más cuentos de hadas
usted se empeñó en romperlos
y helar mi alma hasta dejarla casi muerta
revolcándose en el piso que me traga
que me llena de odio y vómito.

La fría noche se divierte
casi como ver a un niño llorar
o un muerto volver a morir
un recuerdo volviendo a resucitar
un fantasma deambular
por mi habitación que se incendia.

Vuelvo al oscuro pasillo
que nunca pude olvidar,
vuelvo a probar las sustancias;
a vivir mi vicio instantáneo,
mi expulsión a la vida real
mis temores volviéndose físicos.

Llegan dramáticamente las musas tristes
tu imagen se va borrando
viejas fotografías que se rompen
noche revuelta
que se revuelve en mi cama
y en mis almohadas.

Noche revuelta
llena de locura insana
los fantasmas se divisan en mi cerebro
mi mente hace un contacto con universo
hablo contigo y de ti
hablo de lo que prometí y nunca cumplí.

Hablo de este vacío
que creí podrías llenas,
hablo de lo estúpido de este escrito
que nunca leerás.

Mi vicio es alcohol y tabaco
el amor sólo pasatiempo
que se esfuma más pronto que el humo
de este cigarro.






lunes, 27 de enero de 2014

Raíces.

Tan increíble es como la gente desprecia sus raíces, que no conocen su pasado, que su mente se opaco por el colonialismo, que prefieren el inglés y otros idiomas que una lengua de aquí, que ven como insulto cuando les dicen "indígenas", que utilizan el término "chundo" para seguir con su ignorancia y despreciando su origen mismo, que se sienten mucho por tener descendencia española sin importar que esa sangre que dicen tener fue de quién vino a arrancarnos todo y a robarnos, que la sangre que tanto repudian merece el más alto homenaje porque no se dieron por vencidos al defender lo que es suyo, que odian su color de piel, que desearían blancos y de ojos claros en su doble moral y conveniente racismo que intentan ocultar, que reniegan de su mismo ombligo, que son extranjeros en su propio país, eso para mi si es increíble y por lo tanto se ganan todo mi desprecio.



lunes, 13 de enero de 2014

De tu piel a mi piel.

De tu piel a mi piel.

Tu piel y la mía tienen un lenguaje especial
es algo así como un códice
que sólo ellos pueden conservar.

Tu piel posee el braille perfecto
para mis dedos,
tus poros son el engrane
para las papilas de mi lengua
en las noches de insomnio.

Las líneas de tu mano
amoldan con las mías
tan correctamente que alucino
que fueron hechas a la medida.

Cuando la línea más larga
se junta con la línea más corta
forman un camino tan desconocido
pero tan bonito
que sé no hay mejor motivo
que ir los dos juntos; uno sólo,
sólo contigo.

De tu piel a mi piel
existe un universo
que sólo los locos
llegamos a conocer.

Tus huellas dactilares
avanzan suavemente por mi pecho
se han aprendido todos mis lunares
cómo si para ello estuviesen hechos.

De tu piel a mi piel
cabe todo un mundo entero
no hace falta más que tú y yo
en la habitación

fusionándose en un solo ser.




domingo, 12 de enero de 2014

A través de tus ojos.

A través de tus ojos me veo
veo mi pasado
y lo infeliz que fui
                   (o sigo siendo)
eso sí;
cada día un poquito menos
con tu presencia.

A través de tus ojos
veo tu amistad
caminando juntos; conversando
aunque la gente crea que no me entiendes
y me digan ridícula o loca.

A través de tus ojos
veo amor y más que eso
me amas como yo te amo
y eso me hace sentir segura.

No dependes de mi;
yo dependo de ti,
de tus cariños
cuando regreso a casa
y todos duermen.

Cuando me siento triste
y tu me das tus mimos sinceros
y me siento más que contenta
por tenerte en mi vida.

A través de tus ojos
logro ver lo que pasara
porque tu mirada es clara
contigo nada falla
te amo porque eres mi amiga
mi otra mitad.

Quizás piensen que exagero
pero guarda este secreto
a través de tus ojos
nadie sabe que eres más que ellos,
no sabes cuanto te quiero.



jueves, 9 de enero de 2014

Urge.

Una urgencia recorre por mi cuerpo
buscándote a cada instante
tiene ganas de aprisionarte
y tocar todo tu apasionante ser.

Urge tu cuerpo en el mío
como si lo llamases con tu vibración.

Urgen tus dientes clavados
en mi vientre
buscando en mi carne su salvación.

Urgen tus besos en mi boca
y en mi cuello
salvajes y a la vez tiernos
como león jugando a ser un gato.

Pido con urgencia
tu lengua atándose con la mía
una guerra de saliva
mezclándose con la lujuria bendita.

Tu piel al estricto roce de mi piel
queriendo fusionarse entre mis rodillas.

Urgen tus dedos
acariciando mis senos
o la comisura de mis labios
que hace poco te besaron
y escurriste en ellos.

Urge tu presencia en mi cama;
debajo de mis sábanas,
la humedad resbalando por las almohadas.

En fin;
sólo tengo urgencia de ti, dentro de mi.





sábado, 4 de enero de 2014

Nena.

Me encantas nena
posees un excelente sabor en las piernas
más preciso;
en medio de ellas.

Me encanta nena
el sonido de tu carne abriéndose,
del chasquido de tus labios
cuando sientes la corriente eléctrica
atravesar tu espina dorsal.

El olor de tu lujuria
habitando en mis manos
y corriendo por tus dedos
hacia el mas oscuro de tus secretos.

Me encantas nena
rugiendo cual animal en celo
con tus muslos sobre los míos
entregándote al deseo
apretujando entre ti
la delgada línea del cielo y el infierno.

Me encantas nena
a la orilla de mi ansia
cumpliéndome todo lo que quiero
rasguñando mi espalda;
mi ser entero.

Te adoro nena
representas todo lo que me asfixia
todo lo que me consume
y me vuelve cenizas.

Representas el pecado
que me obligaron a no cumplir
eres la figura de una mujer candente
la fina sombra de mis bajos instintos.


Para Irlanda.






Logos/Carteles

Canal de youtube

Loading...

PDF en Scribd.

Septiembre 2012: Mes de poesía experimental.

Noviembre 2012: Mes de Unión y Solidaridad/ Trabajos enviados por compañerxs.

Febrero 2013: Mes de cuentos eróticos.